Key benefits of living in a smart home

Las principales ventajas de vivir en una casa inteligente

Cuando se habla de domótica y hogar inteligente, se suele hacer referencia a los conceptos de confort y ahorro energético que aporta el hogar conectado. Sin embargo, el objetivo y las ventajas del hogar inteligente no terminan con el concepto de confort, sino que, por el contrario, la casa domótica introduce una nueva forma de concebir la vida cotidiana en el hogar, situando el bienestar del individuo en el centro de todo el ecosistema.

Especialmente tras la pandemia, que inevitablemente revolucionó la forma en que la gente vive en sus hogares, hoy el hogar ya no desempeña el papel de refugio o cobijo, sino que se ha convertido en un ecosistema personal y personificado. Un espacio que refleja plenamente la identidad de quienes lo habitan e interactúan (entre sí y con él) en su interior.

En este sentido, el principal objetivo que Freedompro quiere alcanzar es precisamente hacer que el hogar inteligente sea accesible a todo el mundo y resaltar la importancia del concepto de "well-living". Es decir, el bienestar de las personas en su vida cotidiana en el hogar.

Para ello, en primer lugar, Freedompro ha decidido lanzar al mercado una línea de relés inteligentes que pueden convertir en inteligente cualquier tipo de vivienda antigua y/o existente. De hecho, si hasta ahora los usuarios tenían que elegir qué tipo de sistema instalar en función de la versatilidad y seguridad que ofrecían los distintos sistemas, con la llegada de la nueva Smart Pro Line este problema desaparecerá. De hecho, los módulos Smart Pro Line de Freedompro son módulos de carril DIN que funcionan a través de la red WiFi y son totalmente compatibles con cualquier tipo de sistema.

En primer lugar, hay que saber interpretar el concepto de "hogar inteligente" no sólo en el sentido de comodidad y ahorro, sino también en el de eficiencia y seguridad. Dentro de un hogar conectado, de hecho, el uso de los electrodomésticos y dispositivos conectados también puede tener lugar de forma remota fuera del hogar mediante aplicaciones propias o plataformas inteligentes como Apple HomeKit, Google Assistant, Amazon Alexa, IFTTT y Home Assistant. No solo el control remoto, otra de las grandes ventajas de la casa inteligente es el control y gestión por voz del hogar mediante el uso de altavoces inteligentes como Siri, Google y Alexa. En definitiva, la casa inteligente encarna a la perfección este nuevo concepto de bienestar, ofreciendo soluciones de ahorro, confort y seguridad que mejoran enormemente el bienestar psicofísico de sus habitantes.

Entonces, ¿cuáles son las principales ventajas de vivir en una casa inteligente?

En primer lugar, una de las principales ventajas es precisamente la comodidad que puede ofrecer el hogar inteligente, simplificando y facilitando las acciones cotidianas, haciéndolas automáticas en función de los hábitos domésticos. Otra ventaja es, sin duda, el ahorro, tanto de energía como de dinero, con el que pueden contar los usuarios al vivir su día a día en un hogar conectado. Al establecer automatizaciones ad hoc, la casa inteligente es capaz de optimizar al máximo el consumo de electricidad, gas y energía. De este modo, una vivienda inteligente permite un ahorro energético de alrededor del 30% en comparación con una vivienda tradicional.

La seguridad y la fiabilidad son, sin duda, dos de las grandes ventajas de vivir en una casa inteligente. Los usuarios pueden controlar y supervisar su casa inteligente las 24 horas del día y en cualquier momento. La función que más hace al concepto de seguridad es el importante papel que juega el control remoto, y un hogar más seguro hace que sus habitantes estén mucho más relajados. Un control remoto que, combinado con el control por voz y las numerosas automatizaciones que se pueden establecer, constituye otro punto importante a favor de la vida doméstica dentro de un hogar inteligente. Otro aspecto positivo es la facilidad de uso que proporciona la interfaz gráfica rápida e intuitiva que ofrecen las plataformas inteligentes.

Otra ventaja de la casa inteligente - esta vez puramente monetaria - es el aumento exponencial del valor de la propiedad. De hecho, al recurrir a la domótica, la vivienda obtiene una clase energética superior a la de una casa con un sistema tradicional. No hace falta decir que la propiedad adquiere así valor y prestigio, contribuyendo sustancialmente a la realización de los objetivos de sostenibilidad medioambiental que la sociedad actual persigue.

Todo lo dicho hasta ahora puede agruparse en una única y gran ventaja que ofrece la vida dentro de los muros del hogar inteligente: la mejora exponencial de la calidad de vida. El hogar inteligente, de hecho, favorece la relajación, limitando (y en cierto modo eliminando) todas esas tareas y acciones clásicas que a menudo se consideran aburridas y, en consecuencia, se realizan sin ganas. Actividades que pueden evitarse fácilmente dejando que un comando de voz o un mando a distancia lo hagan por ti.

En conclusión, la decisión de hacer un guiño al mundo de la domótica y el hogar inteligente ya no se ve única y exclusivamente como la llegada de un mundo futuro. Hoy en día, el hogar inteligente es una verdadera realidad contemporánea en la que los usuarios pueden confiar y apoyarse.